¿Qué es la neurocirugía?

Es la cirugía del sistema nervioso central y periférico, de sus cubiertas, del cráneo y de la columna vertebral. Como todas las especialidades de la medicina tiene áreas de uso exclusivo (por ejemplo los aneurismas o los tumores cerebrales y otras que se comparten con otras especialidades (por ejemplo la cirugía de la columna vertebral o de los nervios periféricos). El continuo avance de la ciencia hace que la labor primordial de todo médico y en particular de todo neurocirujano no sea solo ser un excelente profesional sino, además y sobre todo, no quedarse anticuado, obsoleto, practicando una medicina correcta pero totalmente anacrónica. Se requiere, se exige, una labor de formación continuada que nos permita ofrecer a los pacientes la modalidad de tratamiento que proporcione los mejores resultados en ese momento concreto. Ciertas técnicas que fueron las predominantes en un tiempo, están ahora obsoletas y a veces incluso contraindicadas. Por lo tanto, se requiere una labor de formación y de estudio constantes. Si antes los cambios tardaban décadas, ahora tardan meses y por lo tanto es más fácil quedarse obsoleto sin un esfuerzo diario por mantenerse al día. La introducción del microscopio, del endoscopio, de la neuronavegación y de la cirugía mínimamente invasiva son retos a los que el profesional ha de saber responder y adaptarse, con asistencia periódica a cursos de formación que adecuen sus conocimientos a los avances del momento.

Otro reto muy importante en los últimos años ha sido la creación de equipos multidisciplinares, que aborden la patología desde múltiples ángulos, enriqueciendo las posibilidades. Así ya es clásica la colaboración estrecha con oncólogos y radioterapeutas para el tratamiento de los tumores cerebrales o la colaboración con los neurológos para el tratamiento de la epilepsia, los movimientos anormales (enfermedad de Parkinson), o la espasticidad patológica. Sin embargo, en los últimos años se han abierto otras vías de colaboración, como por ejemplo con los cirujanos cardio-vasculares para el abordaje anterior de la columna vertebral o con los otorrinolaringólogos para el tratamiento endoscópico de la patología de la base de cráneo. Una vez más, colaboración e integración, frente a protagonismo e individualidad.

La neurocirugía surge de las características tan peculiares del tejido nervioso. De un lado requiere un conocimiento anatómico muy exhaustivo. No solo se trata de conocer el aspecto externo de cerebro, del cerebelo o de la médula espinal, se trata, sobre todo, de conocer con detalle y en tres dimensiones la distribución de las vías de conexión en el interior del sistema nervioso. De esta manera podremos entrar entre las vías y no lesionarlas, en vez de entrar a través de las mismas y destruirlas.