¿Qué es la neurocirugía?

Es la cirugía del sistema nervioso central y periférico, de sus cubiertas, del cráneo y de la columna vertebral. Como todas las especialidades de la medicina tiene áreas de uso exclusivo (por ejemplo los aneurismas o los tumores cerebrales y otras que se comparten con otras especialidades (por ejemplo la cirugía de la columna vertebral o de los nervios periféricos). El continuo avance de la ciencia hace que la labor primordial de todo médico y en particular de todo neurocirujano no sea solo ser un excelente profesional sino, además y sobre todo, no quedarse anticuado, obsoleto, practicando una medicina correcta pero totalmente anacrónica. Se requiere, se exige, una labor de formación continuada que nos permita ofrecer a los pacientes la modalidad de tratamiento que proporcione los mejores resultados en ese momento concreto. Ciertas técnicas que fueron las predominantes en un tiempo, están ahora obsoletas y a veces incluso contraindicadas. Por lo tanto, se requiere una labor de formación y de estudio constantes. Si antes los cambios tardaban décadas, ahora tardan meses y por lo tanto es más fácil quedarse obsoleto sin un esfuerzo diario por mantenerse al día. La introducción del microscopio, del endoscopio, de la neuronavegación y de la cirugía mínimamente invasiva son retos a los que el profesional ha de saber responder y adaptarse, con asistencia periódica a cursos de formación que adecuen sus conocimientos a los avances del momento.

Dr. Vanaclocha, a la izquierda, y Dr. Martínez-Leon, a la derecha implantando una prótesis discal lumbar
Otro reto muy importante en los últimos años ha sido la creación de equipos multidisciplinares, que aborden la patología desde múltiples ángulos, enriqueciendo las posibilidades. Así ya es clásica la colaboración estrecha con oncólogos y radioterapeutas para el tratamiento de los tumores cerebrales o la colaboración con los neurológos para el tratamiento de la epilepsia, los movimientos anormales (enfermedad de Parkinson), o la espasticidad patológica. Sin embargo, en los últimos años se han abierto otras vías de colaboración, como por ejemplo con los cirujanos cardio-vasculares para el abordaje anterior de la columna vertebral o con los otorrinos para el tratamiento endoscópico de la patología de la base de cráneo. Una vez más, colaboración e integración, frente a protagonismo e individualidad.
Dr. Vanaclocha,implantando una prótesis discal lumbar
 

¿Por qué la neurocirugía?

La neurocirugía surge de las características tan peculiares del tejido nervioso. De un lado requiere un conocimiento anatómico muy exhaustivo. No solo se trata de conocer el aspecto externo de cerebro, del cerebelo o de la médula espinal, se trata, sobre todo, de conocer con detalle y en tres dimensiones la distribución de las vías de conexión en el interior del sistema nervioso. De esta manera podremos entrar entre las vías y no lesionarlas, en vez de entrar a través de las mismas y destruirlas.

Imágen de RM cerebral de 3 Teslas en corte coronal de las vias nerviosas
Imágen de RM cerebral de 3 Teslas en corte sagital de las vias nerviosas
Imagen de RM cerebral de 3 Teslas en corte coronal de las vias nerviosas
Imagen de RM cerebral de 3 Teslas en corte sagital de las vias nerviosas

Una segunda característica decisiva en el sistema nervioso central es la ausencia de tejido conectivo de sostén, lo cual hace que sea muy blando y que se lesione ante la más mínima presión o estiramiento, que serían perfectamente toleradas por otros órganos y tejidos.

Una tercera característica que convierte en único al sistema nervioso, en especial al central, es su respuesta ante las lesiones. La inflamación con el edema en cualquier otro órgano no comporta más problema que una hinchazón con aumento de volumen y dolor. Aquí el problema se complica por la existencia de un estuche óseo que no va a permitir ese aumento de tamaño y que provocará un aumento de presión dentro del cráneo. Este aumento de presión dificultará la llegada de la sangre arterial, hasta el punto de bloquear completamente el flujo sanguíneo al cerebro, con la consiguiente muerte cerebral del paciente.

Por último hemos de considerar que el tejido nervioso del ser humano posee una muy baja capacidad de regeneración, a diferencia del hueso o del hígado, que sí pueden regenerarse. Ello requiere un manejo cuidadoso y exquisito.

Dr. Vanaclocha, intervención quirúrgica de columna vertebral
Intervenir en el tejido nervioso, por lo tanto, requiere de instrumentos y aparatos especiales, además de una habilidad quirúrgica especial. Por ejemplo, los vasos sangrantes del cerebro y de la médula espinal son tan delgados que no se pueden ligar o cauterizar como se hace en otras partes del organismo. Se requiere de clips especiales y de un sistema de coagulación bipolar, mucho más preciso y delicado. Además el cerebro casi no tiene reservas energéticas como puedan tener otros órganos, como azúcares (glucógeno, glucosa) o grasas. Ello hace que no se pueda, a diferencia de los miembros, colocar un torniquete para practicar la intervención sin hemorragia alguna. Se ha de intervenir con el flujo sanguíneo constante, porque si se detiene más allá de 3 a 5 minutos, se provoca daño neuronal irreversible.
Dr. Vanaclocha, intervención quirúrgica de columna vertebral
 

¿Qué ofrecemos?

Un centro hospitalario con una gran dotación tecnológica y un equipo empeñado en la formación continuada.

Microscopio quirúrgico
Torre de endoscopia
Neuronavegador
Microscopio quirúrgico
Torre de endoscopia
Neuronavegador
TAC intra-operatorio
Aspirador ultrasónico
Láser de CO2
TAC intra-operatorio
Aspirador ultrasónico
Láser de CO2
Monitorización electrofisiológica intra-operatoria
Láser para la terapia fotodinámica
Monitorización electrofisiológica intra-operatoria
Láser para la terapia fotodinámica
Video-encefalografía
Generador de impulsos de radiofrecuencia
Generador de Ozono
Video-encefalografía
Generador de impulsos de radiofrecuencia
Generador de Ozono

¿Como conseguir una cita?