PREGUNTAS FRECUENTES

¿Qué debo hacer cuando llegue a la consulta número 16?
Primero asegúrese que está en la consulta correcta. Sería lamentable que esperase, por equivocación, en la consulta equivocada. En segundo lugar, pase dentro y procure que le veamos. De otra forma no sabremos que ha llegado y puede que espere sin necesidad o que pasen antes que usted otros pacientes citados más tarde. Con todo recuerde que la hora de la consulta es aproximada. No se puede calcular exactamente la duración de cada consulta. Algunos casos necesitan más atención/tiempo que otros (piense que puede ser el suyo). Por ello le rogamos paciencia, pero si algo no le parece normal, póngase en contacto con la enfermera. Piense, sin embargo, que no podemos programar las cosas al 100%. Con frecuencia aparece un hecho imprevisto que nos hace replantearnos toda la consulta. Además, piense que si usted fuese ese caso imprevisto, también le gustaría ser atendido sin demora.
¿Qué debo hacer cuando vaya a ingresar en el Hospital?
Diríjase al mostrador principal de la entrada del Hospital y muestre su DNI o pasaporte. Es importante mostrar una idenficiación para evitar errores con el nombre y apellidos. Si bien este error no presenta, en general, problemas de tipo asistencial, si los plantea de tipo administrativo. Si usted solicita un informe en el futuro o si se pasa el cargo de su estancia a una compañía de seguros, es probable que el error en la identificación provoque la negativa a hacerse cargo de los costos involucrados en su tratamiento.
¿Es necesario el ingreso en el hospital y de ser así, cuantos días estaré ingresado/a?
Depende mucho de la intervención o procedimiento al que se le vaya a someter. La mayoría de los procedimientos percutáneos (los que se realizan con agujas) pueden ser ambulatorios (no hace falta el ingreso o solo como media estancia). En general la estancia media postquirúrgica oscila de 1 a 2 días en la cirugía de la columna vertebral y unos 3 a 5 días en la cirugía cerebral. Depende de la intervención y del caso. No dude en preguntarnos por su caso y se lo aclararemos, aunque piense que siempre son estimaciones pensando en que no haya complicaciones. En ese caso la estancia se puede prolongar más allá de lo que se ha mencionado antes.

¿Qué tipo de anestesia se me va a aplicar?
En general dependerá del procedimiento o intervención quirúrgica a la que se le vaya a someter. La mayoría de los procedimientos percutáneos se llevan a cabo bajo anestesia local y sedación. Ello facilita la recuperación y el alta. En algunos casos otras enfermedades que usted pueda tener nos pueden hacer recomendar otro tipo de antestesia diferente. En cualquier caso nuestro equipo anestésico valorará su caso y le hará su recomendación. Recuerde de retirarse las prótesis dentales antes de bajar a quirófano. Solo son un estorbo y en un momento de stress quirúrgico, pueden perderse.

¿Puede quedarse en la habitación conmigo un familiar?
Todas las habitaciones del hospital disponen de un sofá cama para que lo utilice el familiar o acompañante. No hay cargo adicional por ello. Pida sábanas a las enfermeras. Le rogamos que se reduzcan las visitas a lo esencial, sobre todo en los primeros días del post-operatorio. Piense que a más visitas, más riesgo de infección.

¿Qué occurre si tengo alguna pregunta que hacerle?
No dude en ponerse en contacto con nosotros en cualquier momento. Es mejor consultar que tener un problema por no molestar.

¿Podría ponerse en contacto con usted mi médico habitual?

Estaremos encantados de que nos llame su médico habitual para comentar con él/ella su caso y poder tomar las decisiones más adecuadas en su caso.

¿Qué es la resonancia magnética (RM)?

Se trata de un procedimiento no-invasivo, sin radiaciones ionizantes y sin dolor que permite evaluar el cuerpo humano. Una exploración de RM dura, en general, entre 15 minutos y 1 hora. Se requiere permanecer tan inmóvil como sea posible, pués cualquier movimiento ligero deteriora de la calidad de las imágenes y con frecuencia requiere la repetición del estudio. Las máquinas de resonancia magnética consisten en un tubo alargado a través del cual el paciente pasa mientras está acostado boca arriba sobre una plataforma deslizante. Existen limitaciones para las personas que tienen exceso de peso (más de 160kgs..). Para los niños o para los que sufren de claustrofobia se recomienda llevara a cabo la exploración bajo anestesia. También se puede recurir a máquinas de resonancia magnética de tipo abierto, pero como estas máquinas utilizan un campo magnético de menor potencia, la calidad de las imágenes son inferiores a las de tipo cerrado.

¿Cómo debo prepararme para una resonancia magnética?


No hay necesidad de ayunar o restringir la ingesta de líquidos antes de la RM a menos que se requiera la inyección de gadolinio (en este caso se recomienda dos horas de ayuno). Antes del procedimiento debe retirarse todos los dispositivos que contengan metales, tales como horquillas para el cabello, llaves, monedas, gafas, joyas, aparatos auditivos, o ropa que contengan cierres metálicos y por supuesto zapatos. Las tarjetas de crédito, relojes y teléfonos móbiles se estropean si entran en el campo magnético de la RM al borrarse su banda magnética. También pueden estropearse algunos implantes médicos tales como como marcapasos, algunos tipos de válvulas para hidrocefalia (no todas), prótesis metálicas y clips de aneurisma (solo los que no son de titanio). La mayoría de los clips de aneurisma utilizados desde 1985 son compatibles con la RM. Por este motivo, le preguntaremos sobre sus antecedentes médicos.

¿Quién NO debe someterse a una resonancia magnética?


Los implantes de titanio son compatibles con RM, pero no sucede lo mismo con determinados implantes médicos (clips de aneurisma cerebral, marcapasos cardíacos, estimuladores eléctricos de nervio o de médula espinal, bombas de infusión de fármacos, cuerpos extraños de metal en los ojos e implantes cocleares). La mayoría de los implantes articulares son ferromagnéticos, pero como estan firmemente sujetos en el interior del hueso que no se moverán y no supondrán un problema. Las personas con dispositivos de fijación externa, con fragmentos de bala retenidos o con grapas metálicas internas de anteriores cirugías quirúrgicas deben ser evaluadas antes del procedimiento. La instrumentación de acero inoxidable metálico en la columna vertebral no es una contraindicación para la exploración con RM, pero dado que deteriora la calidad de las imágenes, no se utiliza en este grupo de pacientes que requieren otros métodos de pruebas de diagnóstico (tomografía computarizada o TAC). Hoy en día la mayoría de instrumentaciones de la columna vertebral son de titanio y por lo tanto compatibles con imágenes de resonancia magnética. En las mujeres embarazadas (especialmente en el primer trimestre) está contra-indicada la RM.

¿Qué pasa si estoy tomando hierbas medicinales?

Las personas toman hierbas medicinales por muchas razones y entre ellas para mejorar la salud, para cuidar de condiciones crónicas y para tratar el dolor. Sin embargo el hecho de que sean hierbas no las hace menos peligrosas que los medicamentos, pues si tienen alguna utilidad es porque disponen de algún producto químico que lleva a cabo la función que se desea.

Al igual que los medicamentos recetados por los médicos, las hierbas pueden tener los beneficios deseados, pero, sin embargo, también pueden desencadenar efectos secundarios o adversos a causa interacciones farmacológicas no deseadas y también pueden provocar problemas como hemorragias gástricas y lesiones renales.

Otro problema es que existe la tendencia a pensar que si las hierbas son buenas, cuanta más cantidad mejor. Sin embargo los componentes químicos de las hierbas pueden ser nocivos si su dosis es demasiado alta. Ese es uno de los principales problemas derivados de la dificultad de calcular la dosis exacta, pues cada lote de hierbas puede contener una dosis diferente de producto activo. Las hierbas tienen muchos componentes que también pueden funcionar de forma diferente en función de cuando se cosecha la hierba medicinal, como se procesa o como se empaqueta. También puede haber contaminación también durante la producción (por ejemplo, se han encontrado restos de metales pesados en algunos productos herbolarios asiáticos).

Incluso las hierbas que generalmente son seguras pueden ser peligrosas o pueden tener los efectos colaterales en ciertas condiciones. Por ejemplo, ciertas hierbas pueden retrasar la coagulabilidad de la sangre y con ello complicar cualquier intervención quirúrgica. Además pueden provocar interacciones con los fármacos utilizados para la anestesia.

Por lo tanto notifíquenos sin duda ni vergüenza cualquier hierba medicinal que esté tomando, sobre todo si va a someterse a una intervención quirúrgica, porque muchas de esas hierbas alteran la coagulación de la sangre. Por ejemplo, el Sintrom® (un anticoagulante), el gingko biloba (una hierba), la aspirina (un anti-agregante) y la vitamina E pueden disminuir la coagulabilidad de la sangre, y el tomar estos productos al mismo tiempo puede aumentar el riesgo de sangrado. El hipérico o hierba de San Juan reduce la efectividad de la medicación anti-SIDA, puede agravar las enfermedades renales, y reducir la efectividad de los medicamentos utilizados en enfermedades del corazón, depresión nerviosa, crisis epilépticas, algunos cánceres o los medicamentos anticonceptivos.

Para evitar problemas puede ser recomendable interrumpir la toma de hierbas medicinales al menos 1 semana antes de la intervención. Las hierbas más peligrosas son las que alteran la coagulabilidad o la presión de la sangre.

Tampoco confíe en las especificaciones que vienen en los envoltorios de las hierbas medicinales. Por un lado no siempre hay un control estatal (Ministerio de Sanidad) sobre los contenidos de lo que se dice en el envoltorio. Por otro, con frecuencia, se trata de productos importados de otros países donde los controles sanitarios no son tan estrictos como sería de desear.