RADIOFRECUENCIA GANGLIO ESFENOPALATINO EN EL TRATAMIENTO DE LA CEFALEA EN RACIMOS

La cefalea en racimos es un dolor de cabeza de origen neurovascular, típico de varones jóvenes con dolor intenso, paroxístico y acompañada de lagrimeo y secreción nasal. Se trata de un dolor de cabeza estrictamente unilateral que está asociado con síntomas autonómicos craneales y por lo general sigue los patrones circadianos y circanuales (se presenta típicamente en primavera y en el otoño). La cefalea en racimos de tipo crónico, que representa alrededor del 10% al 15% de los pacientes con cefalea en racimo, no tiene el patrón circadiano y es a menudo resistente a tratamiento farmacológico. Aunque el tratamiento primario de la cefalea en racimos crónica es médico, cuando no hay respuesta se recurre al tratamiento quirúrgico.

El ganglio esfenopalatino, situado en la fosa pterigopalatina, por detrás del cornete nasal medio, y por delante del conducto pterigoideo. No mide más de 5 mm de tamaño y e stá implicado en la fisiopatología de la cefalea en racimos. El bloqueo del ganglio esfenopalatino se puede utilizar para tratar la cefalea en racimos o para la neuralgia facial atípica. La ablación por radiofrecuencia percutánea del ganglio esfenopalation puede ser de utilidad en los pacientes con cefalea en racimos rebelde a tratamiento farmacológico.

¿Cómo es el procedimiento?

Radiofrecuencia ganglio esfenopalatino
Usted se acostará de espaldas boca arriba con la cabeza extendida. La piel de su mejilla se pincelará con yodo (Betadine) para esterilizarla. Luego se inyecta anestesia local en la mejilla en el lugar donde se va a inyectar la aguja de radiofrecuencia. Este procedimiento puede ser incómodo pero por lo general no es doloroso. Luego, bajo orientación radioscópica, se localiza el ganglio esfenopalatino y se le aplica radiofrecuencia. Después del procedimiento usted puede comer y beber, así como tomar la medicación que venía tomando antes del procedimiento.
Radiofrecuencia del ganglio esfeno-palatino
 

¿Voy a necesitar repetir el procedimiento?

Los beneficios de este procedimiento pueden ser temporales para algunas personas y la duración del alivio del dolor puede variar de una persona a otra. Algunos paciente notan alivio durante semanas mientras que otros es durante años. Afortunadamente, el procedimiento es de bajo riesgo y si tiene éxito la primera vez, lo más probable es que siga proporcionando alivio del dolor cuando se repita.


¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios?

Los riesgos de este procedimiento es muy bajos. Los efectos secundarios más comunes incluyen un sabor amargo en la boca o el desarrollo de un ligero adormecimiento en la parte posterior de la garganta. En ocasiones, algunos pacientes pueden desarrollar epistaxis (hemorragia nasal) que cede espontáneamente. Algunos pacientes también pueden experimentar mareo leve que suele desaparecer a los 20-30 minutos después del procedimiento. Como todo procedimiento que implique anestesia local, existe el riesgo de alergia a la misma o del paso de parte del agente anestésico al torrente circulatorio. Por último, con la penetración de la piel y tejidos blandos, el riesgo de infección siempre existe.

¿Qué debo esperar después del procedimiento?

Después del procedimiento, el dolor puede desaparecer o disminuir de manera significativa. Es normal tener algo de sangrado nasal y una hipoestesia ligera en el paladar.

¿Cómo solucionar mi caso?