TERAPIA FOTODINÁMICA

La terapia fotodinámica se introdujo en la medicina en la década de los 80 para el tratamiento del cáncer. Requiere de tres componentes clave: un fotosensibilizador, luz y oxígeno en los tejidos. Los agentes fotosensibilizadores se activan por la luz de una determinada longitud de onda, provocando la creación de una molécula de oxígeno activado en el interior de la células tumorales, que las destruye desde dentro. La terapia fotodinámica es un tratamiento alternativo para muchos tipos de cáncer.

En los tumores cerebrales la recidiva del tumor se produce en los 2 primeros centímetros del borde de resección. Aumentar la extirpación de tejido aumentará la resección tumoral y con ello las posibilidades de curación o al menos de supervivencia a largo plazo, pero ello incrementa de forma marcada las posibilidades de aparición de secuelas neurológicas del tipo de parálisis, pérdidas del habla, pérdidas de visión, etc. En cambio si se administra una sustancia que destruya selectivamente las células tumorales, respetando el tejido cerebral normal, podremos aumentar la destrucción de tejido tumoral sin aumentar las secuelas. Esta es la función de los fotosensibilizadores. Se administran vía intravenosa cuatro días antes de la intervención quirúrgica, pues se necesita éste tiempo para que se acumule selectivamente en las células tumorales. Desgraciadamente también se acumula en la piel, lo cual hace que el paciente no pueda ser expuesto a la luz solar durante 15 días, que son los necesarios para que el organismo elimine los restos de ese fármaco.

Terapia fotodinámica en el tratamiento de los tumores cerebrales
Durante la intervención y una vez completada la resección quirúrgica, se aplica un láser que provoca la destrucción de las células tumorales en la cavidad quirúrgica y en el borde de resección con un espesor de 9mm. Este láser no corta ni destruye tejido cerebral normal.
Terapia fotodinámica en el tratamiento de los tumores cerebrales
 

El tratamiento fotodinámico se realizará en dos etapas:

  • En primer lugar se administra el agente fotosensibilizante mediante una injección intravenosa (en la vena). Todos los tejidos del cuerpo absorberán el fármaco, aunque las células cancerosas lo absorberán en mucha mayor cantidad. Durante varios días tras la inyección del agente fotosensibilizante, el fármaco se eliminará de la mayoría de las células normales, pero permanecerá en las células cancerosas. También permanecerá en la piel durante unos 90 días tras la inyección.

  • La segunda etapa tiene lugar cuatro días después de la inyección. Será durante la intervención quirúrgica, una vez finalizada la resección. La luz de un láser se dirigirá a las células cancerosas contenidas en la cavidad quirúrgica y en los bordes de resección, activando el agente fotosensibilizante contenido en el interior de las células cancerosas y provocándoles la muerte.
Fases de la terapia fotodinámica en el tratamiento del cáncer

Fases de la terapia fotodinámica en el tratamiento del cáncer

¿Cómo solucionar mi caso?