TRATAMIENTO ENDOVASCULAR DE LOS ANEURISMAS CEREBRALES

Pared del aneurisma cerebral
La palabra aneurisma procede de un término en latín que significa “dilatación”. Un aneurisma es una anomalía, o una dilatación, en la estructura de un vaso sanguíneo. Un aneurisma cerebral es una zona debilitada y abultada (o dilatada) en la pared de una arteria cerebral, parecida a un globo muy fino o a una parte debilitada de la cámara de un neumático. Los aneurismas se forman a partir del deterioro de la pared de las arterias, o menos comúnmente, por lesiones o infección.
Pared del aneurisma cerebral

 

Tras haber evaluado sus exámenes neuroradiológico le recomendaremos el tratamiento que tiene más probabilidades de éxito y el menor riesgo para usted. A veces, el tratamiento más seguro y eficaz es la terapia endovascular, pero otras veces lo será el tratamiento quirúrgico.

La terapia endovascular (que significa “dentro del vaso sanguíneo”) accede al cerebro a través de la corriente sanguínea (por las arterias) para tratar aneurismas cerebrales. El objetivo del tratamiento es sellar de forma segura el aneurisma desde dentro, impidiendo su ruptura y sangrado.

¿En qué consiste la terapia endovascular? 

Abordaje endovascular en los aneurismas cerebrales

El objetivo de la terapia endovascular es sellar de forma segura y permanente toda comunicación entre el aneurisma y la arteria madre o la arteria en la cual se formó el aneurisma. Para ello se accede al interior de una arteria de la ingle y se coloca un pequeño catéter a través  del cual se navega por dentro de los vasos sanguíneo hasta el lugar dónde se encuentra el aneurisma. Una vez allí se coloca un alambre enrollado o coil, cuya finalidad es la de conseguir que se coagule la sangre en el interior del aneurisma. Esto hará que el aneurisma quede aislado del torrente sanguíneo y que no vuelva a sangrar. Otras veces se coloca un pequeño balón en el interior del aneurisma o se bloquea el vaso sanguíneo donde asienta el aneurisma.

Abordaje endovascular en los aneurismas cerebrales
 

Su ventaja es que no requiere abrir el cráneo, pero también tiene inconvenientes. En primer lugar no todos los aneurismas pueden ocluirse con un coil y en segundo lugar incluso si el aneurisma queda inicialmente ocluido, con el tiempo puede re-canalizarse y volver a presentar riesgo de hemorragia. Un inconveniente adicional es que a veces los vasos sanguíneos pueden coagularse (trombosarse) y con ello provocar un infarto cerebral. 

¿Como se lleva a cabo el procedimiento?

Su ingle será desinfectada y rasurada (por lo general de ambas ingles), para facilitar un acceso estéril a las arterias femorales subyacentes. Se le colocaran paños estériles, dejando expuesta la zona de la ingle.

Se realiza una pequeña incisión en la piel, de unos 6 mm sobre la arteria de la ingle, y se utiliza una aguja para perforar el vaso. Se coloca entonces una vaina (tubo fino hueco) en la arteria, que permite un acceso constante al interior de la misma.

Por medio de un catéter (tubo hueco de plástico) y un cable guía, se selecciona la arteria que conduce al aneurisma. El cable guía se retira y se inyecta una solución de contraste en el flujo sanguíneo, lo que permitirá tener un panorama claro de los vasos sanguíneos normales, y también del aneurisma.

Todo el procedimiento se realiza con una visualización continua a través de rayos X y técnicas de filmación radiográfica de alta velocidad. Una vez que se ha confirmado el tamaño y la ubicación del aneurisma, se coloca un “micro-catéter” dentro del catéter inicial. El micro-catéter se guía entonces hasta el cuello del aneurisma, y se introduce el sistema de espirales o coils. Cuando el aneurisma está lleno de coils, se desprenden del cable guía y se retiran los catéteres utilizados para introducirlos.

Acceso intravascular al aneurisma
Inicio relleno del aneurisma con coils
Aneurisma completamente relleno de coils
Acceso intravascular al aneurisma
Inicio relleno del aneurisma con coils
Aneurisma completamente relleno de coils

Según la anatomía, la forma, el tamaño y la ubicación del aneurisma, podemos utilizar otros dispositivos para ayudar en la embolización con coils. En algunos casos es necesario un stent para mantener los espirales dentro del aneurisma. En otros casos, es necesario hinchar un balón temporalmente para mantener los coils dentro del aneurisma.

Uso de un stent para evitar las salida de los coils de interior de un aneurisma
Uso de un stent para evitar las salida de los coils de interior de un aneurisma
Uso de un stent para evitar las salida de los coils de interior de un aneurisma
Uso de un stent para evitar las salida de los coils de interior de un aneurisma
Uso de un stent para evitar las salida de los coils de interior de un aneurisma
Uso de un stent para evitar las salida de los coils de interior de un aneurisma
Uso de un balón para bloquear un aneurisma intracavernoso
Uso de un balón para bloquear un aneurisma intracavernoso
Uso de un balón para bloquear un aneurisma intracavernoso
Uso de un balón para bloquear un aneurisma intracavernoso
Uso de un balón para bloquear un aneurisma intracavernoso
Uso de un balón para bloquear un aneurisma intracavernoso

Cuidados post-operatorios

Una vez ha finalizado el procedimiento de embolización se le observará y monitorizará en la Unidad de Cuidados Intensivos o a la sala de recuperación, según el caso. El procedimiento puede realizarse con anestesia local o general. Este segundo caso es más común en los niños y en los pacientes más graves.

Es posible que deba mantener su pierna recta durante cierto tiempo después del procedimiento para evitar sangrado en el punto de la puntura en la ingle.

El tiempo de permanencia en el hospital es variable. Generalmente, los pacientes vuelven a la casa a la mañana siguiente al procedimiento, pero otros deben quedarse más tiempo en el hospital, según las circunstancias del procedimiento y si el aneurisma estaba previamente roto o no.

Recuperación

Una vez vuelva a su casa, comenzará el proceso de recuperación. Los dolores de cabeza son muy frecuentes. Recuerde que el tratamiento del aneurisma con embolización con coils no se llevó a cabo para eliminar los dolores de cabeza sino para evitarle problemas serios, incluso la muerte, en caso de un nuevo sangrado.

Controles angiográficos tras el tratamiento endovascular

A los aneurismas embolizados con coils, en general, se les debe hacer un seguimiento periódico mediante una nueva angiografía, para evaluar la estabilidad de los coils y asegurar que el aneurisma no vuelva a crecer.

¿Cómo solucionar mi caso?