NEUROESTIMULACIÓN MÉDULA ESPINAL

Controlar el dolor crónico es uno de los retos más difíciles de la medicina. Con el tiempo, el dolor puede llegar a relegar todos los demás aspectos de la vida y las personas afectas sufren sin necesidad durante años.

Tratamiento para el dolor crónico

TENS
Empieza siempre por las terapias menos agresivas y menos costosas, tales como los analgésicos, la fisioterapia, la TENS y los bloqueos nerviosos. Algunos de estos tratamientos funcionan al principio, pero no siempre proporcionan un alivio duradero del dolor. Cuando el dolor no responde a estas terapias menos agresivas, se aplican otras alternativas. La estimulación de la médula espinal es una de ellas. A algunos pacientes esta estimulación les permite superar el dolor crónico y regresar a un ritmo de vida más activo.
TENS ó estimulación eléctrica transcutánea en el tratamiento del dolor
 

Neuroestimulación de la médula espinal

Utiliza un pequeño dispositivo denominado neuroestimulador que se implanta y genera  impulsos eléctricos de baja intensidad que, al estimular la médula espinal, interfiere con la transmisión de las señales de dolor al cerebro.

Neuroestimulación de los cordones posteriores de la médula espinal
Neuroestimulación de los cordones posteriores con placa (requiere incisión) o con electrodo (puede hacerse percutáneamente)
Neuroestimulación de los cordones posteriores de la médula espinal
Neuroestimulación de los cordones posteriores con placa (requiere incisión) o con electrodo (puede hacerse percutáneamente)

Se requiere de una intervención quirúrgica para implantar los componentes del sistema. Durante la misma se colocan uno o más electrodos en el espacio epidural (el espacio situado justo encima de la médula espinal). Los electrodos se conectan a un pequeño dispositivo electrónico colocado justo debajo de la piel, y que es el que genera los impulsos eléctricos.

La estimulación de la médula espinal no cura, de manera que es poco probable que elimine completamente el dolor. Su finalidad es la de reducir el dolor crónico grave lo más posible, pero el grado de alivio del dolor depende de una persona a otra.

Es un tratamiento del dolor con bajo riesgo de complicaciones. Entre ellas se incluyen la pérdida de estimulación efectiva debido al desplazamiento de las derivaciones, la pérdida de cobertura de la estimulación por fallo del dispositivo, el movimiento de la cobertura de la estimulación, el exceso de estimulación, la pérdida del efecto de alivio del dolor o una reacción alérgica a los componentes del sistema. Se desconocen los efectos del tratamiento de estimulación de la médula espinal en mujeres embarazadas o durante la lactancia.

Es eficaz, sobre todo, para tratar el dolor crónico de origen neuropático, que se produce cuando se lesionan los nervios o el sistema nervioso.

Para aprovechar al máximo las ventajas de la estimulación de la médula espinal debe estar dispuesto a colaborar en el tratamiento. Deberá dedicar cierto tiempo a aprender cómo funciona el estimulador y seguir estrictamente las instrucciones sobre su modo de empleo.

Una vez curada la herida quirúrgica, la mayoría de los pacientes dicen que se les suele olvidar que el dispositivo implantado está ahí. Aun así, puede sentir ciertas molestias mientras cicatriza la incisión, pero se trata de un proceso normal que indica que el proceso de curación está en marcha. Dependiendo de la forma y el tamaño de su cuerpo y del lugar donde se haya implantado puede notarse el generador de impulsos (más en personas muy delgadas). Hable con nosotros para elegir el lugar más estético y cómodo de implantación del dispositivo.

¿Cómo solucionar mi caso?