Clínica Neuros

español
ingles
francés
aleman
holandes
sueco
noruego
italiano
ruso
árabe
chino
PATOLOGIAS Y TRATAMIENTOS
Inicio » Espondilolistesis

ESPONDILOLISTESIS

¿QUÉ ES LA ESPONDILOLISTESIS?

Espondilolisis lumbar
En aproximadamente un 5 por ciento de la población adulta hay una fractura en una de las vértebras a nivel del punto de unión de las carillas articulares con el pedículo (lugar que se conoce como istmo). Es lo que se conoce como espondilolisis. La parte más frecuentemente afecta es la región lumbar inmediatamente por encima del sacro. Debido a las fuerzas constantes que el área experimenta, esta fractura no puede cicatrizar normalmente como sucede en otras zonas de la vértebra o en cualquier otro hueso.
Espondilolisis lumbar
 

A veces la vértebra con fractura del istmo se desplaza hacia delante sobre la vértebra inferior. Esto es lo que se conoce como espondilolistesis ístmica del adulto. Hay otros tipos de espondilolistesis. La espondilolistesis degenerativa se produce como resultado de la artritis de las pequeñas articulaciones de la columna vertebral (las facetas) y degeneración de los discos.

Columna lumbar normal
Espondilolistesis lumbar
Espondilolistesis lumbar
Columna lumbar normal
Espondilolistesis lumbar
Espondilolistesis lumbar

¿CUALES SON SUS SÍNTOMAS?

Compresión radicular en la espondilolistesis

A veces la espondilolistesis ístmica no causa ningún síntoma durante años. Cuando se presentan, los síntomas pueden incluir dolor lumbar con irradiación a la nalga, hormigueo, debilidad o irradiación del dolor a miembros inferiores (lo que se conoce como ciática). Estos síntomas normalmente se agravan al estar de pie, y mejoran con el reposo en la cama.

 

Aproximadamente un 5-10 por ciento de los pacientes que consultan por dolor de espalda tendrán una espondilolisis o una espondilolistesis, pero el hecho de que se vean en una radiografía de raquis lumbar no significa necesariamente que sean la causa de los síntomas.

Compresión radicular en la espondilolistesis
 

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA?

 

El médico empezará por hacerle una historia, un examen físico y unas radiografías de la zona donde le duele. Si no se ve bien la fractura en las radiografías, puede practicarse una tomografía axial computada (TAC). La Resonancia Magnética (RM) puede mostrar los tejidos blandos incluyendo los discos y los nervios y su relación con la fractura del istmo y el grado de desplazamiento de una vértebra sobre la inferior. También mostrará si cualquiera de los discos cercanos ha está degenerado. Según el nivel de desplazamiento de una vértebra sobre la inferior la espondilolistesis se clasifica en grados I (25%), II (50%), III (75%) ó IV (100%).

Imagen de Rx de espondilolisis lumbar
Espondilolistesis lumbar en imagen de rx simple en proyección lateral
Imagen de RM de espondilolistesis lumbar
Espondilolisis lumbar
Espondilolistesis lumbar en imagen de rx simple en proyección lateral
Imagen de RM de espondilolistesis lumbar

¿CUAL ES SU TRATAMIENTO?


Los tratamientos conservadores se intentan primero, con reposo relativo, medicación anti-inflamatoria (oralmente o inyectable), analgésicos para controlar el dolor, y fisioterapia para fortalecer los músculos de la columna vertebral.

TRATAMIENTO MEDICAMENTOSO


Los analgésicos pueden controlar el dolor y la inflamación. Éstos incluyen la aspirina, el ibuprofeno, el naproxeno, y otros. Si toma estos medicamentos, debe tomar medicamentos para proteger el estómago y evitar gastritis o incluso sangrado gástrico. Si los analgésicos no esteroideos no controlan el dolor, puede ser necesario tomar narcóticos (como la codeína) durante un corto periodo de tiempo. Tome sólo la cantidad de la medicación que se le recomiende, pues tomar más no le ayudará a recuperarse más rápidamente. Los efectos secundarios de los narcóticos incluyen náuseas, estreñimiento, vértigo y adormecimiento, y uso prolongado puede provocar dependencia. Los corticoides (oralmente o inyectables) a veces se prescriben para el dolor lumbar y de miembro inferior severo debido a su potente efecto anti-inflamatorio. Los corticoides también pueden tener efectos secundarios (problemas gástricos, aumento de peso, salida de vello, miopatía, y otros). Pueden inyectarse en el espacio epidural (alrededor de los nervios que salen de la médula espinal) o en las carillas articulares o facetas. Todo ello se suele llevar a cabo como parte del tratamiento con fisioterapia y rehabilitación.


TRATAMIENTO CONSERVADOR

Lumbostato para el tratamiento del dolor lumbar
Incluye los masajes, el calor o el frío local, los ultrasonidos, la estimulación eléctrica transcutánea. Al principio, la fisioterapia puede consistir en estiramientos pasivos o cambios posturales para reducir el dolor de la región lumbar o los síntomas del miembro inferior. Cuando amaine el dolor, pueden practicarse ejercicios aeróbicos (tales como andar en bicicleta estática o nadar) combinado con ejercicios de estiramiento para mejorar la flexibilidad y la fuerza de los músculos de la zona afecta. El potenciar los músculos abdominales y de la columna vertebral ayudará a que se estabilice la columna vertebral.
Lumbostato para el tratamiento del dolor lumbar
 

TRATAMIENTO QUIRÚRGICO


La cirugía esta reservada para aquellos pacientes cuyas molestias no pueden controlarse con el tratamiento conservador. El dolor puede deberse a un nervio pinzado, al desplazamiento de la vértebra fracturada e inestable, o a los discos cercanos. Si un nervio está comprimido por el desplazamiento de las vértebras, la cirugía puede ser necesaria para re-abrir un "túnel", o espacio, para el nervio. Además de crear espacio para el nervio comprimido, habrá que fusionar las vértebras para estabilizar la zona y evitar futuros problemas. De otra forma el deslizamiento de las vértebras puede continuar y reproducirse los síntomas. Para ello se colocan unos tornillos de titanio que se conectan con unas barras del mismo material. Además se colocan injertos de hueso para que se fusionen las vértebras. El abordaje quirúrgico suele hacerse por detrás, pero a veces puede ser necesario complementar con un abordaje anterior. La probabilidad de éxito de la cirugía de la espondilolistesis está por encima del 75%. Tras la intervención se requiere de un lumbostato (faja) durante unos 6 a 12 meses. Puede ser aconsejable un programa de rehabilitación post-quirúrgico. ES MUY IMPORTANTE QUE NO FUME EN ABSOLUTO, PORQUE EL FUMAR IMPIDE LA FORMACIÓN DE CALLO ÓSEO Y CON ELLO LA FUSIÓN DEFINITIVA DE LAS VÉRTEBRAS AFECTAS.

Artrodesis postero-lateral con tornillos y barras en espondilolistesis (en rosa el injerto óseo)
Artrodesis postero-lateral e intersomática
Artrodesis intersomática vía retroperitoneal
Artrodesis postero-lateral con tornillos y barras en espondilolistesis (en rosa el injerto óseo)
Artrodesis postero-lateral e intersomática
Artrodesis intersomática vía retroperitoneal

 

¿Cómo solucionar mi caso?