DOLOR DE CADERA (testimonios)

Con frecuencia el dolor en la ingle y en el muslo son los principales síntomas de la patología de la articulación coxofemoral. El dolor y la limitación de la movilidad en la articulación de la cadera por artrosis son causas frecuentes de consulta médica.

La artrosis de la cadera es una de las principales causas de morbilidad y discapacidad en pacientes de edad avanzada. Este problema aumenta con el envejecimiento de la población en las sociedades occidentales. Se trata de una evolución lenta, degenerativa y progresiva, que provoca la pérdida del cartílago articular y la destrucción y la proliferación de hueso periarticular. La rigidez y la alteración de la biomecánica articular contribuyen a la pérdida de la función articular y la discapacidad. El proceso de degeneración articular suele ir acompañado de signos inflamatorios, especialmente sinovitis, y conduce en muchos casos a dolor articular. Este dolor y la limitación del movimiento son las razones por las que los pacientes buscan atención médica.

Aunque los tratamientos convencionales para el dolor de la cadera, como analgésicos y fisioterapia, pueden ser eficaces, sigue habiendo un grupo de pacientes que son refractarios a los mismos. La artroplastia (prótesis de cadera) se ha convertido en una posibilidad de tratamiento a disposición de los pacientes con coxartrosis. Sin embargo sigue habiendo un pequeño subgrupo de ellos en los que, por diversas razones, la intervención quirúrgica no puede llevarse a cabo a pesar de que los pacientes lo necesitan. Una razón común para el rechazo es que el cirujano ortopédico considera que es demasiado pronto en la evolución de la enfermedad para aplicar un procedimiento tan radical, de modo que considera que es mejor retrasar la artroplastia, al menos durante algún tiempo. En otras ocasiones es el estado general del paciente o la existencia de sobrepeso importante lo que obliga al anestesiólogo a rechazar este tipo de procedimiento quirúrgico por el alto riesgo involucrado.

La inervación sensitiva de la articulación de la cadera la llevan a cabo las ramas articulares procedentes de varios nervios (obturador, femoral y ciático), así como por el plexo simpático lumbar. Los más importantes son las ramas articulares del nervio obturador y el nervio del músculo cuadrado femoral. El dolor más molesto es el dolor de la flexión de la cadera (impide subir escaleras, caminar, y ponerse los pantalones ), y la rotación externa de la cadera (dificulta la higiene del área genital y las relaciones sexuales). Este dolor es principalmente transmitido a través del nervio obturador. En el pasado ya se llevó a cabo l a sección a cielo abierto de este nervio en el tratamiento de la osteoartritis dolorosa de la cadera, pero la existencia de malos resultados y de déficits residuales atribuibles a la sección del nervio obturador, condujeron a una disminución gradual en la popularidad de este procedimiento y a que finalmente se abandonase. Tratando de evitar estos problemas se diseñó un procedimiento denervación percutánea mediante radiofrecuencia, y el procedimiento se ha ido refinando poco a poco hasta el día de hoy. El procedimiento es percutáneo (no implica cortar la piel, se hace solo con agujas) y ambulatorio (no requiere ingreso hospitaltario). Puede aplicarse a personas de edad avanzada, con mal estado general o con obesidad importante.

Esquema denervación percutánea de la cadera
Imagen intraoperatoria denervación cadera
Esquema denervación percutánea de la cadera
Imágen intra-operatoria denervación percutánea de la cadera

Los resultados varían según el estado evolutivo de la artrosis de cadera, pero lo más importante es que si en dolor no se controla, siempre se puede intentar implantar una prótesis de cadera. No es infrecuente que el resultado inicial sea satisfactorio, pero que el dolor vuelva con el paso del tiempo y que se haya de repetir el procedimiento.

Si desea consultar el testimonio de una paciente pinche aquí.

¿Cómo solucionar mi caso?